Ese día, como muchos, después de haber entrenado en el gimnasio en Moncloa con una amiga, me dispuse a recoger mi coche que estaba en el parking de la RENFE de Villaverde bajo. Aún me daba miedo ir a la universidad en coche y siempre dejaba el coche allí y me iba en tren.

Estaba muy cansada ese día y me metí en el ascensor, detrás de mi se metió un hombre todo tapado hasta arriba con un pasamontañas.

Mi cuerpo se estremeció sentía lo que iba a pasar, según se cerró la puerta se tiró encima de mí, trato de quitarme el vestido y de bajarme las medias. Forcejeamos, me siguió intentando forzar y, cuando se abrió la puerta del ascensor ahí estábamos los dos peleándonos… Había un señor mayor y recuerdo perfectamente lo que dijo: “menuda juventud esta” es inexplicable lo que se siente en esa situación, es una sensación de que están corrompido tu alma, tu cuerpo y tu templo. Después de forcejear, montarme en el coche, que se tirará encima del coche y llegar a mi casa conduciendo sin retrovisores, quedó en mi cuerpo una sensación de gran vacío y dolor.

Después sentí la frialdad de la policía al ir a denunciar y el poco entendimiento ante esta situación de todo el mundo en general.

Sentí como mi cuerpo se bloqueó sexualmente. No ha sido sólo esta vez la que he sentido mi cuerpo violado, muchas veces yo misma lo he decidido, manteniendo relaciones sexuales cuando no me apetecía, fingiendo o utilizando el sexo como intercambio.

El sexo es algo sagrado y amplio, no es una penetración o un orgasmo. Es una caricia, un abrazo, una mirada cómplice, un masaje…

El sexo es amor en estado puro y es la fuente creadora y creativa de la vida. Si tú no te das placer no te lo va a saber dar nadie, tu eres la única responsable de tu auto-placer, sólo tu puedes darte placer y desde ahí compartirlo con tu pareja o parejas.

Cuando entendí la sexualidad como algo global y sagrado, mi relación conmigo misma cambió.

Desbloquear nuestra sexualidad y aprender a disfrutarla es tan vital como respirar, comer, hablar… La sexualidad es la energía vital y creadora que está en todo en un proyecto, en una relación, en un bebe…

Tócate a ti misma y a tu cuerpo como el templo que eres, siente tu cuerpo y disfruta de él cada día. Siéntete merecedora de decir no y de decidir cuando si, sola o acompañada. Libérate de los tabúes y prejuicios y libérate de la idea de que las mujeres tenemos que complacer sexualmente a los hombres.

Mujer libre, sensual y sexual sin prejuicios, sé tu misma 🔥🔥🔥🔥💓💗

Hace más o menos un año puse esta foto en mi estado y en facebook. Recuerdo perfectamente que la compartí porque lo sentía y porque sabía que formaba parte de mi desarrollo personal y de sanar mi feminidad: Mostrar mi cuerpo sin avergonzarme y sentirme sexy. 

Mostrar mi cuerpo, mi feminidad y mi sensualidad tal y como yo lo siento, con libertad.

No pasaron dos horas cuando ya recibí las primeras críticas que me avisaban de que había tocado grandes heridas. Las críticas o el juicio no son más que proyecciones de nuestras heridas y nuestras inseguridades en los demás, en los demás es más fácil ver las cosas que reconocerlas en uno mism@.

El día que entiendes que nada de lo que ocurre o de lo que las personas hacen es para hacerte mal a ti, si no que es de esas personas, es su historia proyectada en ti, todo en tu vida cambia. Ya sólo es tuyo lo que tu opinas y haces, lo que los otros opinan de ti les pertenece sólo a ellos mism@s.

Las críticas llegaron de mujeres y de hombres, porque cuando una mujer se muestra tal y como es, y siente su sexualidad de manera plena esto se puede malinterpretar y cuestionar. También ocurre en los hombres, cuando muestran su sensibilidad.

Cuerpo sagrado mujerNo me tome mal estas críticas si no que, ese día, entendí lo importante que es y será seguir mostrando la sexualidad de una manera ampliada, consciente y sagrada y seguir trabajando para que las mujeres y los hombres nos liberemos y disfrutemos de la sexualidad como un acto de amor sagrado, un intercambio de energía de expansión.

La masturbación, las autocaricias y el hacernos el amor a nosotr@s mism@s es fundamental. Nadie va a darte el placer que tu no quieras/sepas darte a ti mism@.

Tanto para las mujeres como para los hombres, el auto explorarse es básico y precioso, es un acto de AUTO-AMOR. 

La vergüenza nos avisa de que justo ahí es donde tenemos un bloqueo y eso que más vergüenza nos da es lo que más tenemos que explorar.

Y que decir de todas esas creencias limitantes que tenemos con la sexualidad: “no merezco disfrutar”; “el hombre es quien disfruta del sexo”; “yo no puedo tener orgasmos vaginales”; “Disfrutar tanto es malo”… Y un sin fin de historias que nos contamos para no disfrutar del sexo al 100%.

Reeducarnos en nuestra sexualidad y conectarnos al placer y la alegría de recibir amor, es fundamental para tener una sexualidad plena.

Entender que el placer lo sentimos nosotr@s en nuestro cuerpo y que sólo nosotr@s podemos abrirnos a recibirlo es fundamental para hacernos el amor cada día y hacer el amor con nuestra pareja.

En el cuerpo se queda reflejado todo lo que nos ocurre, por eso es tan importante desbloquear los bloqueos sexuales que pueden estar localizados en la pelvis, la vagina, el cuello del útero…

Antes no sentía ni un 15% de lo que siento ahora en mis relaciones sexuales y eso sólo tiene una causa: YO. 

Me centré en sentirme, me despojé de lo que está bien y mal y me focalicé en el momento presente, en compartir y en sentirme y sentir a mi compañero. Exploré, me divertí probando, hablé de lo que me gusta y de lo que no me gusta y, en definitiva, me sane y me sigo sanando cada día.

Siempre podemos avanzar en esto de sentir plenamente nuestra sexualidad.

Por todo ello, creé el programa “LA DIOSA QUE HAY EN TI” para acompañar a personas a reencontrarse con su sexualidad y a disfrutar de ella plenamente.

💗💓💓🌈🦄

💗 DESCUBRE a “LA DIOSA QUE HAY EN TI: AUTOESTIMA Y FEMINIDAD”

“¡¡¡¡Te espero bella mujer!!!!! ”💗