¿Qué nos hace maravillosos a los seres humanos?

Hace una semana, más o menos, aparqué el coche enfrente de la oficina y, no sé porque (nunca lo hago), me quedé unos minutos observando.

De repente, vi a una pareja de ancianos: Ella casi no podía andar y Él la sostenía y la impulsaba a caminar. Después el la ayudó a subir al autobús (supongo que se la llevaban a la residencia de día) y, mientras ella subía, él la decía: “te quiero mi amor, ten buen día, yo te estaré esperando cuando vuelvas con la cena hecha, la casa recogida y todo ordenado como te gusta”. Cuando ella se marchó, todo lo que eran sonrisas y alegrías se transformaron en unas lágrimas que inundaron sus ojos. Inundaron sus ojos y los míos, de ver una muestra de amor incondicional tan puro y reluciente.

Recordé mi película favorita en ese momento “El Diario de Noa” y como Noa era incansable en su persistencia para hacer feliz a su mujer con Alzheimer y sentí ese amor incondicional en mis huesos.

Por ello, nunca dejaré de emocionarme con los seres humanos, con el amor en acción y con esos actos que podrían derrotar camiones enteros de guerra sólo con una palabra: AMOR.

Después de unos días, conocí a un chico, “el típico al que todo le da igual” podríamos pensar. Una gran mascara y un gran caparazón y me dije sólo hay una cosa que pueda derribar esto: EL AMOR. Con amor, con dulzura y con mucho mimo desnudó su alma y pude volver a emocionarme al ver lo bonito que somos los seres humanos. Somos tan bellos cuando nos mostramos. Por eso, mi alma y cada poro de mi piel decidieron hace muchos años ponerse al servicio de los seres humanos porque somos maravillosos, cada uno de nosotros, con nuestras luces y nuestras sombras.

Después nos vamos a la mente, discutimos, nos apegamos, generamos dependencias, relaciones tóxicas, actuamos como padres/madres o hij@s de nuestras parejas, tenemos celos, envidia, damos amor para esperar que nos lo den, nos cuesta ponernos límites y todo lo demás… SI eso existe y por ello yo cada día pongo mi granito de arena en esto de “hacer las cosas de manera diferente”.

El camino es construir relaciones de interdependencia, de amor bidireccional, relaciones nutritivas y en equilibrio, entender al otro y saber que cada uno da lo que puede en cada momento, trabajar en respetarme y respetar a los otros y saber que el amor es el único camino y la única energía que lo transforma todo.

¿Quieres comenzar este camino?

https://www.facebook.com/events/516906915826752/